¿Alguna vez has sentido que tus digestiones son más lentas o pesadas, poco días antes de tu menstruación?

Seguro que sí y en este post te voy a explicar brevemente cuál es la relación entre tu aparato digestivo y el ciclo menstrual.

Una vez más, las responsables de este cambio son las hormonas. Después de la ovulación (al comienzo de la fase lútea) , aumentan los niveles de una hormona fundamental para esta fase: la progesterona.

La progesterona, provoca en nuestro cuerpo un efecto relajante y hace que todo vaya más lento, incluído tu intestino y los músculos que le rodean.

Las heces para ser eliminadas recorren el intestino a través de la peristalsis, esto es el movimiento provocado a través de la contracción y relajación de los músculos lisos que rodean este órgano.

Al aumentar los niveles de progesterona en fase premenstrual, se ralentiza el ritmo habitual de tu digestión y es por eso que en este momento del ciclo podemos estar más estreñidas.

¿Y luego qué ?

Luego, cuando llega tu menstruación, es probable que tengas diarrea, ya que el descenso de la progesterona y el aumento de las prostaglandinas a nivel intestinal se manifiestan con esa sensación de tener «la tripa más suelta», gases e hinchazón abdominal.

No hace falta recurrir a laxantes, a través de la alimentación y buenos hábitos tienes todo lo que tu cuerpo y ciclo necesitan.

1.ALIMENTACIÓN :En esta fase aumenta el consumo de fibra, puedes encontrarla en verduras de hoja verde, frutas, avena, frutos secos, semillas, pasas, cereales integrales etc..

2. ACTIVIDAD FÍSICA

3. MÁS CONSUMO DE AGUA .

Para seguir aprendiendo a cuidar tu salud hormonal y ciclo menstrual, échale un vistazo al #curso sobre «Alimentación y autocuidado en el ciclo menstrual»

¿A ti te ha pasado?, ¿te has sentido estreñida en premenstrual?